Precios implícitos en la compra de unidades productivas.

El precio de las unidades productivas en concurso no sólo se fija marcando un importe determinado. Pongamos un ejemplo: Eres administrador concursal del concurso Barcelona Traction Light and Power, S.L. y tienes dos ofertas para su venta. La primera es de un millón de euros y el comprador se subroga en las relaciones laborales de 100 trabajadores. El segundo, sólo ofrece quinientos mil, pero se subroga en el contrato de 200 trabajadores. ¿Por cuál de las dos optarías?
Está claro que los precios explícitos (1M en el primer caso, 0,5M en el segundo) no pueden ser el único criterio para fijar el precio final. A la masa y al interés general de la economía pueden interesarle más la segunda opción.
Citaré a continuación precios implícitos que he visto o he propuesto últimamente y que pueden posicionar nuestra propuesta como la más favorable entre las que se presenten al Juzgado:

  • – Subrogación en las relaciones laborales de X trabajadores respetando su antigüedad, condiciones y salario.
  • – Si la empresa precisa contratar nuevos trabajadores, dar prioridad en la contratación a aquellos que han sido despedidos, siempre y cuando hayan transcurrido más de seis meses desde el despido.
  • – No deslocalizar la unidad productiva en un plazo de 10 años.
  • – Promover un proyecto de inversión determinado, aportando un capital de 10M.
  • -Limpiar los residuos tóxicos que se encuentran en la planta, saneando toda la superficie y cuyo coste se calcula en X euros según presupuesto que se acompaña.
  • – Destruir toda la información que contiene datos de carácter personal, a través de la correspondiente empresa homologada.
  • – Ultimar dentro de plazo la ejecución de las obras que se encuentran en construcción, de manera que se evite el devengo de penalizaciones por retraso o abandono de la obra.
  • – Dar cobertura a las garantías contratadas a todos los usuarios, de forma que se evite el devengo de cargos contra la masa por incumplimiento contractual.
Posted in: