Ventajas en la compra de unidades productivas.

Algunos inversores me habéis consultado en privado sobre la conveniencia de comprar unidades productivas en concurso. ¿Vale realmente la pena? ¿Qué seguridades proporciona? Paso a enumerar las principales ventajas:

  • a) La adquisición es el resultado de un proceso judicial transparente y público en el que es un Juez quien nos asigna la propiedad. Lo que comporta una gran seguridad jurídica.
  • b) Son procedimientos muy rápidos en los que, entre la primera toma de contacto y la adjudicación, suele mediar entre uno y dos meses.
  • c) El comprador es quien pone el precio. Los precios de adquisición suelen ser muy ajustados, ya que el comprador asume los riesgos propios del deterioro de la marca frente a los clientes y en el fondo es la última alternativa antes de la liquidación de los activos de forma individual. El pago del precio puede ser aplazado, fijado conforme variables y se permiten precios implícitos.
  • d) El comprador es quien determina los trabajadores que desea incorporar al nuevo proyecto. Los criterios de valoración son el talento y la fidelidad. Se pueden plantear modificaciones en sus relaciones laborales,incluso salariales si están desfasados respecto su convenio.
  • e) La compra nos permite realizar un «tournaround» absoluto en la compañía y volver a empezar con una nueva cultura ilusionante y novedosa que termine con meses o años de tensión y pesimismo.
  • f) La compra se realiza absolutamente «limpia» de pasivos. El comprador únicamente adquiere activos y personal.

Pero insisto, no pasivos. En fin, parece que las ventajas son muchas. Lo importante es entrar a tiempo, para evitar que la agonía haga mella en los activos materiales (sabotajes, robos…) o inmateriales (deterioro de la cartera, huída del talento, «clonación» de la cartera de clientes, etc…).

© Jose María Marqués Vilallonga

Posted in: